La calidad y sabor de Arequipeña están garantizados por la minuciosa selección de la materia prima y por los procesos con altos estándares de calidad por los que pasa en su elaboración. La cebada malteada de la sierra y el lúpulo seleccionado que le da ese preciso toque amargo. Todo esto toma forma en nuestra gran planta cervecera que en varias oportunidades ha sido considerada como nro. 1 del Grupo SabMiller.